··· marcas
A B C D E F G H I J K L M N
O P Q R S T U V W X Y Z
··· especiales
Exposición Clásicos Deportivos (GP Valencia)
Fórmula 1: Años 50
Diapositivas de época
Colección PAVO
Enlaces
Tienda Virtual
··· conócenos
Colaboradores
Vehcla
Finalidad de la web
··· contacto
Contacta
Agradecimientos

.- Prueba

Visita la prueba de un DODGE DART GT "Lujo"

.- Historia

Los cerca de 8.000 ejemplares fabricados en 1966, aunque se matricularon poco más de seis mil, estaban bastante lejos de los posteriores años en la marca liderada por D. Eduardo Barreiros donde no se consiguieron los objetivos esperados de ventas. Tal auge fue continuado con un progresivo descenso de ventas en todos los modelos, a pesar de las diferentes variantes ofertadas que se ajustaban a todas las capacidades adquisitivas, siempre dentro de la clase alta.

Encontrábamos así, por ejemplo en 1967, versiones como el Standard, Gran Lujo, Gran Lujo Especial y un poco conocido "Superlujo" (el cual le dedicaremos un reportaje más adelante). El incansable Eduardo en su afán por sacar adelante la marca, decidió renovar la estética de todos sus modelos aunque sin olvidar, que el numeroso stock sobrante de los modelos anteriores debían ser aprovechados.

Con la ayuda de Mario Gamarra, que estaba al mando del Departamento de Estilo de Barreiros Diesel (y posteriormente en Chrysler España) sacó a la luz un nuevo diseño, conocido como Línea 69. En ella se presentaba un Dodge Dart rejuvenecido, los faros pasaron a ser rectangulares acompañados por una parrilla en negro mate con borde cromado (son los mismos que utilizan los camiones Barreiros, eso facilita enormemente el encontrar recambios) y la mayoría, por no decir todo, los accesorios eran idénticos a las versiones anteriores (misma mecánica de tres velocidades, tablero de instrumentos, variantes ofrecidas,...).

El gran cambio se produjo con la incorporación a la gama del modelo GT, éste incorporaba el mismo motor de seis cilindros y 3.687 cc pero más refinado, alcanzando los 165 Cv en lugar de los 145 anteriores mejorando las prestaciones del vehículo. Además, pasó a tener frenos de disco en las ruedas delanteras con accionamiento hidráulico de canalización independiente y la caja de cambios fue modificada, siendo de cuatro velocidades y con la palanca situada en el suelo.

Además de lanzar un modelo "alto" de buenas prestaciones, también se presentó otro de menor precio destinado al transporte público. Un Dodge Dart Diesel que seguiría con la estética antigua de faros circulares, los posteriores eran del Simca 1000 y carente de lujos (tapacubos austeros, tapicería de baja calidad y salpicadero sencillo). Equipaba el motor Barreiros C-65 Diesel de cuatro cilindros y 2.007 cc; en principio el motor que iba a ser instalado era de seis cilindros, pero tras montarlo en un ejemplar y realizar las prácticas, los técnicos se percataron de que rendía unas prestaciones bastante cercanas a las del ejemplar de gasolina y si las ventas iban mal, lanzar un coche así sería la ruina total.

Para ello instalaron el C-65 seguido por un disco de embrague del mayor tamaño posible otorgándole un poco de alegría a bajas vueltas, para que hiciera el trabajo de taxista, pero al que no se le podían pedir grandes cosas.

Todo esto no tendría demasiado resultado sin una buena campaña publicitaria, desde la presentación de la nueva línea se realizaron contínuas menciones en revistas del motor y en prensa alabando la gran comodidad y prestaciones de los nuevos Dodge Dart (aunque dichas prestaciones solamente se podrían ver en el GT, pero en el resto de modelos se trataban realmente del mismo que apareció en 1965).

Las ventas no aumentaron, a pesar de tanto interés y empeño, apenas mil quinientos ejemplares se vendieron en 1968 y pocos más el año siguiente.

La empresa tuvo que ampliar el capital, y la familia Barreiros a pesar de perder la mayoría siguió al mando perdiendo cada vez más el apoyo de Chrysler. La ventas de automóviles no consiguieron las cifras esperadas, mientras que las de vehículos industriales no eran realmente malas (era la segunda marca industrial española de mayores ventas, detrás de Enasa-Pegaso, aunque en ocasiones llegó a igualarla incluso a superarla). A finales de 1969, Eduardo Barreiros presenta la dimisión, abandonando el cargo directivo y vendiendo sus acciones a la Chrysler años más tarde, terminó el sueño que tanto tiempo estaba intentando llevar a cabo. Destacar la labor de este hombre, donde consiguió sacar adelante una gran empresa prácticamente de la nada.

Tras la salida de Eduardo Barreiros, la empresa pasó a denominarse Chrysler España S.A. y desaparecieron los logotipos de "Barreiros Diesel" en todos los vehículos. Sin embargo, eso no ocurrió con los industriales, que hasta 1977 continuaron con la denominación "Barreiros", debido al gran prestigio que había cogido dicho nombre dentro del mundo de los vehículos industriales incluso en la fabricación de motores que se instalaron muy posteriormente (finales de los 70 e inicios de los 80) en los Chrysler 180.

Volviendo al Dart GT, este modelo presentaba un nuevo salpicadero de imitación a madera con relojes redondos al que se le incorporaba una radio. El techo se encontraba forrado de vinilo (como forma opcional, se podía encargar el forro en tapicería de cuero, de mayor calidad) y se ofrecía en dos colores: Rojo Verónica y Plata Almadén (metalizado).

Existió una versión que denominaremos "Lujo" en la que incluía un pack compuesto por Aire Acondicionado y tapicería de cuero de gran calidad. Esta versión se ofertó desde la puesta en venta del GT en Septiembre de 1968 y es un ejemplar rarísimo de encontrar.

El precio de venta del GT era de 165.000 pesetas franco fábrica (con impuestos ascendía hasta las 206.000) desde su presentación hasta el único ejemplar vendido en 1971 cuando el Dodge 3700 y 3700 GT sustituyó a los modelos anteriores.

.- Gama de colores

Plata Almadén (metalizado)

Rojo Verónica

.- Fotos de época

En un concesionario de la época

A la izquierda el Dart GT, a la derecha y de frente, la versión GL o GLE de aquél año

Presentación en Barcelona

D. Eduardo Barreiros en el centro y el Sr. Charipar, a la derecha (vicepresidente ejecutivo) conversan sobre el nuevo modelo


Vehículos Clásicos fue inaugurado el 10 de mayo de 2001
· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·
No se permite la reproducción de textos, fotografías, etc, sin el consentimiento de los propietarios del sitio web.
· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·