··· marcas
A B C D E F G H I J K L M N
O P Q R S T U V W X Y Z
··· especiales
Exposición Clásicos Deportivos (GP Valencia)
Fórmula 1: Años 50
Diapositivas de época
Colección PAVO
Enlaces
Tienda Virtual
··· conócenos
Colaboradores
Vehcla
Finalidad de la web
··· contacto
Contacta
Agradecimientos
Chrysler Imperial Crown

La gama Imperial de Chrysler se llevaba fabricando desde hacía varios años en los Estados Unidos, con un amplio catálogo de terminaciones, desde coupé hasta berlinas. También hubo una terminación limousina, con una batalla más larga y tercera ventanilla final, además de un acabado lujoso, propio de cualquier automóvil destinado a un público selecto. Sin embargo, la transformación de las limousinas no se llevaba a cabo en la planta de Detroit como muchos pensarán.

Chrysler contaba con un colaborador en Europa, se trata de la firma italiana Ghia, quien se encargaba de comprar chasis desde inicios de los 50 para elaborar las más extravagantes carrocerías que iban destinadas a grandes mandatarios, jeques y otros cargos. Entre esas terminaciones, Chrysler encargaba para "consumo" propio limousinas del Imperial Crown desde 1957.

El Ministro de Trabajo viendo el coche en el Salón de Barcelona de 1967

Todo marchaba bien hasta que en 1964 la firma turinesa cambió de manos, De Tomaso adquiría el poder de la carrocera, pero parece ser que ni desde Detroit ni desde Turín se ponían muy de acuerdo con los negocios.

Quedaban diez carrocerías por terminar, la última decena de los Imperial Crown, ¿qué hacer con ellas? Detroit no estaba preparada ni tenía capacidad para culminarlas, por lo que aprovechando que el acuerdo con un señor llamado Eduardo Barreiros que se había firmado ese año, conciendo la licencia para fabricar los Dodge Dart en España (incluso el Plymouth Barracuda, como se especuló en la prensa de la época).

Llega el año 1965 y Barreiros comienza a montar esas carrocerías y a terminarlas, buscando colocarlas en el mercado español. La cosa estaba complicada, en una España en la que el Dodge Dart que empezó a vender fue destinado principalmente a los ministerios... colocar un coche de semejante rango, como era el Imperial, no era tarea fácil.

No escatimaron en lujos, el coche salía de fábrica con teléfono incorporado, aire acondicionado, elevalunas eléctricos en todas las ventanas, una especie de cierre centralizado (mas bien era un control de las puertas desde la puerta del chófer), separación por cristal eléctrico de los habitáculos, televisión (nada más hay que fijarse en la antena que lleva incorporada en el techo).

Stand de Chrysler Barreiros

Todo esto tenía un precio, cantidad que poca gente se podía permitir y D. Eduardo Barreiros le costó bastante trabajo colocar los diez ejemplares, de hecho, a pesar de haberse fabricado en 1965, dos años más tarde una unidad estuvo expuesta en el Salón del Automóvil de Barcelona, en la que el Ministro de Trabajo, el señor Romeo Gorría, fue atendido por un responsable de la casa y se mostró bastante curioso por el automóvil.

La táctica final de D. Eduardo fue la de regalar un ejemplar a Franco (que lo utilizó en varios actos públicos junto a su esposa); nada más que vieron al Jefe del Estado en el coche, el resto se fue vendiendo prácticamente solo.

Mecánicamente, el coche era impulsado por un ocho cilindros en V de 7.210 cc y 353 cv a 5.000 rpm, estaba equipado con alternador y como curiosidad, el compresor del aire acondicionado es el mismo que se montaba en los Dart españoles y que también llevaron los Plymouth y Chrysler, el clásico de dos cilindros en uve. La caja de cambios, automática.

El ejemplar regalado a Franco aún es conservado en el Ejército de Tierra

Obsérvese el lujoso interior

Don Eduardo Barreiros (segundo por la izquierda), junto a sus hermanos en una visita de Franco a la fábrica

Don Eduardo Barreiros saludando a Franco

Las fotografías en blanco y negro corresponden a ejemplares montados en España por Barreiros Diesel S.A.


Vehículos Clásicos fue inaugurado el 10 de mayo de 2001
· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·
No se permite la reproducción de textos, fotografías, etc, sin el consentimiento de los propietarios del sitio web.
· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·